4/10/08 – 10º Aniversario

Crónica de la KDD.-

Hoy es 4 de Octubre de 2008. Parece mentira pero ya han pasado 10 años… Joder! No se si esto habrá sido una buena idea. Como se raje la gente al final aparezco yo solo…

Esto iba pensando mientras me acercaba al O´neills.

Llegue sobre las 20:05, mas o menos, y entré directo como una flecha al bar. Ni siquiera me percate de ya había gente fuera esperando. Ya dentro de O´neills, mire hacia la puerta, y fue cuando me di cuenta de que esa gente que estaba fuera tenían que ser los de la Kdd. Salí y salude a Ander. No le conocía personalmente. Solamente habíamos hablado por correo y me alegre de saludarle en persona, ya que fue uno de los que mas me ayudo con la Kdd. Aun no me había dado tiempo a saludar a todos, cuando apareció Manuel.

Todos los allí presentes nos acercamos a estrecharle la mano. Y entonces entramos al pub. Bajamos a la parte de abajo, porque había menos jaleo. Pero no nos percatamos de que había fútbol. La verdad es que al principio no había mucha gente. Entonces la gente empezó a preguntarle cosillas a Manuel. Estuvimos charlando sobre videojuegos y sobre el Game40, y en ese momento fue cuando colocó sobre la mesa las antiguas tarjetas del programa. La verdad es que fue un bonito detalle.

Después de un buen rato charlando apareció Guillem y todos corrimos a saludarle. ¡El tío se trajo el vinilo original de la marcianitis!

Entonces fue cuando empezamos con las fotos y el cachondeo. Ana y Ana Fanny le enseñaron la foto de la quedada de hace 10 años, sacada con la cámara digital de Carlos. Claro, hace 10 años ¿quien mas podía tener una cámara digital?, xD.

Recuerdo detalles muy buenos. Uno de ellos fue mientras Alex le estaba soltando a Guillem una parrafada de esas de 100 palabras en 10 segundos. Guillem me mira y me dice: “Tio, estoy flipando. ¿Me parece que he vuelto 10 años atrás en el tiempo!” Cuando Alex termino su combo, va Guillem y le dice: “Tu eres el niño cabrón que nos llamaba por teléfono” Y Manuel dice por detrás: “¿Cuál de ellos?. Teníamos muchos”

Después todos estuvimos charlando entre nosotros. También conocí a Latinlose, y descubrí que fue él el que empezó con los ripeos de programas.

Manuel nos comento que ya no seguía tanto el fútbol como cuando hacían el programa, que era tema de conversación en todos. ¡Pero no lo demostró en tío!. Bueno, la verdad es que era un mal día para decir que no seguía mucho el fútbol, porque precisamente jugaban el Barcelona (Guillem) y el Atlético de Madrid (Manuel) (para mas información escúchense los programas antiguos, xD). Esta vez le toco perder 6-1. Al menos se libro de algún comentario incisivo de Guillem, que ya se había ido.

Mas o menos a las 22:30 yo me fui. El resto de la gente se quedo un rato mas y después fueron a unos recreativos.Dice el refrán que una imagen vale mas que mil palabras, y yo digo que un video vale mas que mil imágenes, así que ved los videos que subió lyllith69 y no os perderéis detalle.

Al final de la noche me sentí raro, pero al mismo tiempo satisfecho. Mas de uno pensamos que el estar en la quedada era lo mas friki que habíamos hecho nunca, pero yo añadiría algo mas. Estoy seguro de que si no lo hubiera hecho, me habría arrepentido.

Esto es todo amigos. Nos vemos en el 2018.

Saludos!!

Fdo: Diego Garcia | Game 40 – 10º Aniversario


Otra crónica de la KDD y algo mas.-

Antecedentes:

Situémonos: estamos en el año 1998, en diciembre, tengo 14 años, y las consolas van por su 4ªgeneración, ya sabéis, Play Station, Nintendo 64, ¿Saturn? Aquel navideño mes, la revista Hobby Consolas en su número 87 regalaba un Vhs llamado “Lo mejor de Nintendo 64”, en el que se mostraban los lanzamientos más punteros de dicha consola. “Diablos, a ver si de una vez se entera la peña de que la 64 es mejor que la Playstation”, pensaba yo (jejeje). Aquel otoño del 98 fue, tras muchas sequedades de catálogo, un excelente momento para la consola de Nintendo: por fin salían a la venta una serie de juegos muy espectaculares que exprimían bien sus 64 bits, lo que ya iba siendo hora. Además, reflejando este salto hacia delante, se lanzó también otro Vhs de igual temática nintendera: se trataba de un especial del programa televisivo de videojuegos D.O.F 6, cuya emisión original se realizaba en el ya extinto Canal C:, canal perteneciente a su vez al pack de Canal Satélite Digital (Hoy en día fusionado con Vía Digital). Como curiosidad, apunto que éste Vhs se regaló por partida doble: por un lado con la revista Nintendo Acción, y por otro en un envío que realizó el (por aquel entonces maravilloso) Club Nintendo en la campaña navideña para sus socios. Pero eso es otra historia.

Con expectación y ganas, me hice con aquella revista. Hay que puntualizar, que cuando internet no era lo que es hoy, los videos promocionales eran la mejor forma de saber cómo era un videojuego realmente, y eran tan escasos en comparación con lo que te puede ofrecer una web como youtube, que los recibíamos como si de agua de mayo se tratasen. Con el tiempo, estos videos promocionales se han convertido en reivindicadas piezas de culto, por su temática y sus ediciones tan locas. Y si no mirad Youtube o Facebook. Una vez en casa, recuerdo que con la noche prematura de diciembre ya caída, puse el Vhs. Y me quedé muy impresionado con las imágenes que se paseaban por mis iris: aquellos hiperrealistas gráficos del Turok 2: seeds of evil, el espectacular 1080ºsnowboarding, los (por fin) juegos de coches decentes como el V-Rally 99 o el F1 WGP, el simpático Misión Imposible, y por supuesto la piedra filosofal de aquel año: Zelda: The ocarina of time. Pero en aquel video, no solo fueron los juegos los que me llamaron la atención, si no también las voces de los comentaristas del video. Por cómo decían las cosas y como se relacionaban entre ellos, parecía que se trataba de algún programa de radio emitido por “vayaustedasaber” que emisora del cosmos. Y efectivamente: con el tiempo supe que las voces de Guillém Caballé, Manuel Martín Vivaldi (cuyo apellido me llamó mucho la atención) y Carlos Ulloa, pertenecían a un programa de radio llamado Game 40, emitido en una emisora nada galáctica (por la distancia me refiero): los 40 principales ni más ni menos.

Redescubrimiento.

Pasaron los años, pasó el colegio y 3 generaciones de consolas más, y sin apenas enterarme, llegamos al 2008. Un buen día, en marzo o así, me voy a pasar la tarde a casa de mis amigos Alex y Jon Zapatero. Tengo que apuntar, que Alex es un increíble investigador de la movida videojueguera de los años 90: no llegaba a los 18 años, pero sabe más que cualquiera que viviera en aquella década. Y claro, estaba muy al loro de lo que era Game 40, y del especial que el programa de radio de videojuegos Blade 94.6 (ahora Blade fm.), le dedicaba a su memoria en marzo de 2008. En casa de los hermanos, Alex me puso el susodicho especial, y yo lo recibí con ganas, ya que desde 1998 tenía curiosidad por conocer ese Game40. Cuando los presentadores de Blade dieron paso a Guillém y Manuel, reconocí enseguida aquellas voces de “Lo mejor de Nintendo 64” invadiéndome por ello una sensación extraña: vi claramente que llega un momento en la vida en el que el tiempo pasa, pero ya no te das cuenta, puesto que sientes que todo ha sido ayer… o antes de ayer como mucho… Escuchamos los tres el especial entero, y un rato después, me retiré a mi casa.

Tras esa tarde, empecé a interesarme más profundamente por Game 40, así que me puse a buscar material por internet. A través de la que hasta hace poco era la web oficial http://www.game40.com, di con Nebulared para descargar programas, y más adelante, Alex me tostó un Dvd con todo lo que existía hasta el momento, incluyendo “Lo mejor para nintendo 64”, o secciones del programa televisivo “Bit a Bit” ¡Muchísimo material! Una vez con todo, al estar los mp3s ordenados por fechas, decidí escucharlo de manera cronológica, comenzando por 1994, para no perder detalle de la evolución de los videojuegos. Escuchaba el programa antes de dormir, de camino a clase, enredando en las palancas del gimnasio… Me enamoré de lo ameno y divertido que era Game40, y sobre todo, me enamoré de revivir momentos importantes y mágicos de mi niñez y pubertad de la mano de profesionales muy conscientes de cómo funcionaba el medio: Ellos me ayudaron a comprender con una mayor profundidad aquellos inocentes años.

La verdad es que te sentías bien escuchándolos. Era como estar en casa, con amigos. De hecho, es indudable afirmar que uno de los puntos fuertes del programa era la cercanía con el público, y la cercanía entre los presentadores, a quienes se les notaba que les gustaba aquello de lo que hablaban. Y otro despunte, uno de los más grandes sin lugar a dudas, era el mimo por la música. Game40 enseñó a su audiencia que la música de los videojuegos existía, y que podía ser de gran calidad. Demostrado quedaba en un casette que tengo en mi poder desde 1º de bachillerato con estupendas músicas de videojuegos, que grabó y me prestó mi amigo David. Al principio no lo sabía, pero ahora sé que eran cortes de Game 40, y la voz perdida la de Guillém Caballé. Todo sumado además, a todo el revuelto musical que fueron los 90 y sus radiofórmulas.

Alucinante y paranoico era escuchar el lanzamiento de juegos que ya tienen un taco de años, presentados como lo más nuevo y moderno (¡Trucos para el Mortal Kombat 2 yujuu!). ¡Qué divertido era recordar juegazos que me alucinaban! ¡Llegué a emocionarme en el 95 cuando anunciaban la salida del Killer Instinct! Y los rumores se llevaban la palma… como el de que quizá Sony estuviera trabajando en “una Play station 2”. ME MEO. Y un gran shock, fue descubrir que Guillém Caballe era el tipo de perilla que se metía con los espectadores de 40tv en “Rockola”, y más grande todavía fue el shock de descubrir que era también… el presentador del “Bit a Bit” de Tve 2…

Tras haber escuchado los programas, a veces pienso si realmente no conocía Game 40. Quizá sí, de pasada, allá en la E.G.B o la E.S.O, por algún comentario de algún compañer@ avispado. Los mismos que estaban enganchados a Lorena Verdún en “En tu casa o en la mía”, (éste sí que lo conocía yo), o al nocturno “World Dance Music” con el Demonio cachondo. Pero la verdad es que no lo sé.

La preparación de la quedada.

Tanto me gustaba el programa, que me mordía los labios pensando en la propuesta de quedada para oyentes y fans de Game 40, lanzada en Blade por un tal Diego. Es por ello que decidí meterme en el blog creado para el evento e investigar. La fecha estaba dada para el 4 de Octubre de 2008, sábado. Había unos cuantos apuntados, pero la cosa parecía congelada, y poco concreta. Además, no había presentadores metidos en el ajo ni nada, lo cual era una pena. A través del email del blog, me puse en contacto con su autor, Diego, para ofrecerle toda mi ayuda. Me tiré las primeras semanas de verano pensando en cómo coññño podrían llevarse las cosas adelante. Miles de ideas se me pasaban por la cabeza, y todos los pasos que se me iban ocurriendo y tenían un mínimo de criterio, se los iba comentando a Diego, quien no andaba muy bien de tiempo por culpa de su trabajo.

Internet, es una herramienta maravillosa para dar con gente. Así que se me ocurrió poner en la barra “carlosulloa.com” así sin más… y ¡¡ZAS! Aparece su página. Me meto en ella, y tras divertirme con el coche de rallyes, envío un e-mail al propio Carlos. Amablemente, me contestó que estaba en U.K, y que no podría asistir. Ya era uno menos para la quedada… Más adelante, compruebo como Ángel Garijo, uno de los Pin y Pon, deja un mensaje en el blog. Al ser yo de Bilbao como él, le propongo el bajar juntos. Pero aunque Ángel acepta la idea, su curro mandaba, y finalmente no le tuvimos entre nosotros. Lástima.

Más adelante, de nuevo en casa de los Zapatero, mientras hablaba del tema de la quedada con Alex, éste me suelta una perla más o menos así:

– Hablo con Guillém por el messenger.

– ¿Perdona? – contesto yo.

– Sí.

– ¿Pero de dónde has sacado tú la dirección de Guillém?

– La he deducido de una web que tiene de adiestramiento de perros.

Increíble lo de este Alex.

Con muchos nervios y pensando absurdos de “¿¿Y si no viene??” “¿Y si no contesta?” “¿Y si se va toda la quedada a la mierda?” Le mando un e-mail… y efectivamente, no contesta…

– Mierda.

La cosa seguía bastante verde a poco más de un mes de la quedada. No obstante, en esos momentos inciertos pude conocer a través de youtube a Latinlose (responsable de la mayor parte de los ripeamientos casetteros de Game40), y a Adolfo “el ruido”, un colaborador de importancia de Game40, quien tampoco puede asistir… A esas alturas, lo cierto es que hacía falta un empujón, algo que hiciera sentirse segura a la gente que quería ir. De pronto caigo en la cuenta, de que ese gancho, eran en realidad dos: lugar y hora. Esto, haría aumentar la credibilidad del evento. Así que ponte a trabajar cerebro “¿Donde podría ser? ¿Dónde? ¿Dónde?… ¿El pub O´Neill´s seguirá existiendo?” Mirémoslo en ese maravilloso internet laralalalalaaaa… ¡¡BINGO!!”, pues a tomar por saco: el pub O´Neill´s, donde se celebró la quedada del 98, me parece un lugar idóneo, correcto, y sobre todo simbólico. A Diego le parece buena idea y lo anuncia en su blog.

Gracias a esto, la cosa empieza a coger forma y sobre todo a ser creíble. Más animado, se me enciende la siguiente bombilla para dar el siguiente paso: ¡¡Hablar con Blade!! Blade tenía que tener los contactos con el equipo de Game 40 por el especial de marzo, y además Manuel Martin-Vivaldi había estado colaborando con ellos desde entonces. Ale, otra vez a teclear. Muy simpático, Jose de Blade, me hace de intermediario, y me ayuda un montón. Primero me manda un email reenviado por Manuel Martín Vivaldi, quien me dice que sí que irá (BIEEENN), lo más probable que con Guillém (¡Toma ya!) ¡Y con M.U.P! (¡¡Toooma flaaan!!) Manuel rápidamente monta una página del Game40 en facebook y un evento para la quedada donde la gente se va apuntando. Por otro lado, también consigo por Jose, ponerme en contacto vía móvil con Robert Muñoz, uno de los Pin y Pon. Dios mío… ¡Iba a conocer a uno de los Pin y Pon en persona! ¿Y si me mandaba a la mieeRRRRRRRRda y me incrustaba en la cabeza el acento de la R? Temía por mi vida, pero había que llamarle… y desde que me cogió el teléfono, hasta que colgamos, habían pasado como 45 minutos, dándonos tiempo a pasarle a mi amiga Marta. Hablamos largo y tendido, en una interesantísima conversación sobre Game 40, videojuegos y otros panoramas. Sobre si se venía o no, me dijo que si no bajaba sería por el curro, pero que de todas formas les mandara de su parte un “mensaje” a Guillém y Manuel: un buen eructo.

Finalmente, Robert no asistió. ¡Pero no se descarta una quedada Bilbaína con Pin y Pon para un futuro cercano!

Mientras tanto y con la quedada en marcha, dejaba millones de posts por internet al igual que Alex, y preparaba mi video homenaje de Game 40 que podéis ver aquí. La verdad es que me volví loco, y es que el programa reflejó un momento excepcional de mi vida, y yo valoro mucho el pasado.

¡A Madrid!

Y llegó el día de la quedada. Amaneció un 4 de octubre de 2008, y nos fuimos para Madrid en autobús, Alex Jon y yo. Tras pasar el día por el centro de la ciudad, nos dirigimos al pub O´Neill´s. ¡Que nervios! La verdad es que tenía ganas de saber cuál había sido el resultado de la cosa. Poco antes de la hora prevista, nos metimos en una papelería-librería, y ¡Sorpresa!: nos encontramos con Manuel Martín-Vivaldi. Estaba comprando una libreta para que todos firmáramos en ella. Le saludamos, y me acusó de ser uno de “los culpables de la quedada”, por lo que le pedí perdón XD XD. Ya en la puerta del pub, conocimos a los primeros participantes de la quedada, entre ellos a Diego, su ideólogo, y a su pareja. Por allí andaba también a Latinlose, y 3 personas que ya habían participado en la quedada del 98: las majísimas Anas, y Miguel. Y fue también gratificante encontrarme con gente “tipo yo”: aquellos que no conocieron el programa en su día, como Salvador. (De esa manera me sentí menos loco XD). Dentro del O´neill´s, decidimos instalarnos tranquilamente en el piso de abajo. En total, estábamos unas 12 personas, número que se incrementaría hasta la veintena. Sentados en la mesa, charlábamos animadamente con Manuel, quien además cumplió la promesa de repartir las tarjetas de visita originales del programa. Es un gran trofeo que cuelga de mi panel cerca de las púas que birlo en los conciertos ¡¡VIVA EL METAL!! Ejem… sigo: Fue gracioso escuchar de primera mano de Ana y Ana, la anécdota de como con 15 años se “escaparon de casa” para acudir a la quedada original, y la confusión que les supuso el no reconocer a los presentadores… como en realidad nadie les había visto la cara pues… ¡Hasta que el propio Carlos Ulloa les abrió paso entre la multitud al ser ellas casi las únicas chicas!

Por aquel entonces la mayoría éramos menores de edad, pero a pesar de que ya podíamos, creo que tampoco bebimos demasiado alcohol, aunque sí pudimos costearnos la cenita y demás esa noche. Tras un buen rato, llegó un invitado muy especial solicitado por todos: Guillém Caballé en compañía de su pareja. Lo primero que me vino a la cabeza fue “¿Será como el tío de rockola?” No no, para nada, lo cierto es que ambos presentadores resultaron ser gente encantadora y amable. Guillém se preocupó además, de traer y enseñarnos el vinilo original de los Colegas: Marcianitis Total, comprado en Ebay poco antes. Las conversaciones seguían, y el ambiente era cálido, Manuel y Guillém aprovecharon para ponerse al día y contarnos chascarrillos. Y desde luego, apostaría mi pescuezo a que el que más se animó durante toda la jornada fue Álex, ¡Quien recordaba más historias de Game 40 que los propios presentadores! “Debes escribir un libro” sugirió Manuel. ¡Y es que no paraba de sacar anécdotas!

Tras un buen rato, Guillém y su pareja estaban ya a punto de irse, pero antes de que lo hicieran, recordé la promesa que le hice a Robert Muñoz: me armé de valor, me hinche de aire y les eructé bien eructado su mensaje. Finalmente Guillém se fue (aclaro que no por el eructo) y Alex se despidió de él con el fan-despido: “Se malo y no hagas nada que M.U.P nunca haría”. En la televisión panorámica del bar, daba comienzo el partido de Barcelona (Guillém) vs. Atlético de Madrid (Manuel), y poco después, éste último se retiraría también algo mosqueadillo porque el atlético estaba perdiendo. Tras él se marcharon algunos asistentes, como Diego y su pareja. Los que quedábamos en el O´neill´s y queríamos seguir adelante, pensamos que ya que la cosa iba de juegos, ¿Qué mejor que terminar la jornada en una sala de recreativos?

Decidimos irnos a Sol a echar una partidita, y casualidades de la vida, volvimos a encontrarnos con Guillém y compañía. Aquella conversación junto a un semáforo, fue un momento histórico donde se desveló por fin y oficialmente, tras 15 años, la identidad de M.U.P, pero no dio tiempo a registrarlo. Ya en los recreativos, nos lo pasamos fenomenal: fue una noche en la que gastar dinero daba igual porque estábamos muy a gusto. Las recreativas en general, eran recientes, pero apuntaban al pasado, a un pasado donde Game 40 brillaba con gloria. Y es que los títulos eran: House of the dead 4, Mario kart 2, Sega Rally 3 (o 4?, no me acuerdo), etc. Y es que el tiempo pasa… pero hay cosas que se mantienen. Tras matar muchas cosas y recorrer parajes a 200km/h, la gente se fue marchando, así que terminamos los bilbaínos cenando con las 2 Anas, para retirarnos después, al metro de de Bilbao (precisamente).

Pasado el tiempo, me queda un buen regustillo cuando pienso en la quedada. Todo fue ajetreado y movido, pero guardo muy buen recuerdo de aquel día, y también mucho agradecimiento hacia toda la gente que conocí, por el buen rato, y por la acogida general de la quedada. Me alegro de que se le ocurriera a Diego, y fue un placer conocerle. Fueron también un placer, todas las horas que me pasé escuchando y rebobinando, fascinándome, con un programa que me cautivó más de 10 años después de su emisión. Me gusta pensar además, que en parte tenemos la culpa de que haya vuelto Game40 a emitirse, aunque a día de hoy sea otra cosa. La verdad es que, demonios, mereció la pena el esfuerzo, aunque cualquiera lo tacharía de locura. Pero estas locuras compensan más que el tirarse en el sofá día tras día, soñando y quejándose por lo que nunca hacemos o no nos dejamos hacer. Y sé que Diego está de acuerdo conmigo.

¡Gracias por haber llegado hasta aquí!

¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡Viva Game40!!!!!!!!!!!!!

¡¡¡¡No puedo soportar la Marcianitis Totaaal!!!!

Fdo: Ander Pardo.

.

Fotos de la KDD.-

Esta es la tarjeta que Manuel llevó a todos con motivo de la quedada al igual que ya hizo en la anterior del año 98. Todo un detalle por parte de Manuel que significa mucho para todos, y eso que yo no tengo ninguna.

Gracias a LatinLose y OrLoFF por las tarjetas y las fotos.

.

Reverso con las firmas de Guillem y Manuel.

.

Esta es la original del año 1998.

.

Las siguientes fotos pertenecen a la camara de fotos de Darksnake666. Gracias!.

Videos de la KDD.-

Los siguientes videos pertenecen a la quedada y han sido grabados por Lyllith, unas de las chicas que protagonizo una de las fotos de la primera quedada y que diez años después han vuelto a ser protagonistas (increible-ble).

Muchas gracias a Lylith por ceder los videos a Game4Ever.

Unas palabritas de una servidora. ¡Gracias a todos!

Argh, si es que no se ve naaaaaaa U.U

Estábamos en el piso de abajo del O’Neill’s y la iluminación era pésima, pero bueno…

Por fin en un sitio algo más iluminado (aunque no mucho), nos juntamos unas cuantas personas más. Pero no os engañéis, ahí lo que estaban viendo era el fútbol :P

La primera chica que se ve es Mar Amate, locutora de radio en cadena 100 que acompañó a Guillem.

Si cuando digo que estaban viendo el fútbol, es que es verdad…

Qué voy a decir de esto… Álex = pura verborrea.

Se sabe todos los datos de memoria y está dispuesto a escribir un libro de Game 40. Yo decía que ya puestos que hiciera un Trivial de Game 40 con todos los datos xD.

Lástima de nuevo que la iluminación fuese tan petarda.

Situación: Estábamos saliendo todos del O’Neill’s cuando nos encontramos de frente con Guillem y Mar que se habían ido del local un buen rato antes y justo en ese momento volvían de cenar.

Álex le dijo a Guillem: “Bueno Guillem, ¿nos vas a decir quién era MUP o qué?” A lo que Guillem contestó: “JOER MACHO A VER SI TE ENTERAS, ¡¡¡QUE MUP ERA YOOOO!!!

Claro, esa declaración había que dejarla grabada por lo que saqué la cámara y le pedí a Guillem

que lo repitiera, pero el muy #*@$/& no quiso decirlo de nuevo. ¡Maldición! x@

.